Los terribles secretos del Triángulo de las Bermudas

El 5 de marzo de 1918, un barco de 165 metros de eslora desapareció en el océano. Llevaba carga y 300 personas a bordo. Se trataba de un barco de la Armada de los Estados Unidos que se dirigía a Baltimore, pero nunca llegó a puerto. Este misterio parece tener explicación en los terribles secretos del Triángulo de las Bermudas.

Durante años, barcos y aviones desaparecieron en el océano abierto entre Florida, las Bermudas, Bahamas y Puerto Rico. Este lugar es conocido como el Triángulo de las Bermudas. Y sigue siendo uno de los mayores misterios en el universo.

Secretos del Triángulo de las Bermudas, el área de la muerte

¿Dónde está el Triángulo de las Bermudas?

Bermudas es un paraíso de oasis a miles de kilómetros de la costa este de los Estados Unidos. Si dibujamos una línea que una estas islas con Puerto Rico y Florida, crearemos un triángulo equilátero que conforma el denominado Triángulo de las Bermudas.

En esta parte del océano Atlántico, la navegación se ha llevado a cabo desce hace mucho tiempo. Pero en medio del increíble atractivo de las Bermudas se esconden verdaderos peligros para los viajeros.

Los terribles secretos del Triángulo de las Bermudas

Los arrecifes, los bancos de arena, las tormentas, los ciclones repentinos y las agresivas olas son frecuentes en esta zona. Por lo tanto, no es de extrañar que los marineros la conozcan como la isla diabólica.

Barcos que desaparecieron en el Triángulo de las Bermudas

La lista de los barcos y aviones que han desaparecido en el Triángulo de las Bermudas es interminable. Los científicos plantean docenas de hipótesis, pero ninguna de ellas ha explicado qué está sucediendo.

Mary Celeste, 1872

En diciembre de 1872 se encontró un barco que se movía gracias a que sus velas permanecían desplegadas. No había nadie a bordo, la carga estaba intacta, los botes salvavidas en cubierta, el desayuno servido en las mesas… En la pared de la cabina del navegante colgaba una espada ensangrentada. La sangre estaba en todas partes, incluso en las velas.

¿Qué podía haber sucedido con las personas que navegaban en él? ¡No dieron ni una sola señal de socorro y dice la leyenda que no arrojaron ningún bote!

Atlanta, 1880

En enero de 1880, un barco de entrenamiento inglés con 300 oficiales y cadetes a bordo partió de las Bermudas. En el camino a casa, el barco desapareció sin dejar rastro. ¿Cómo podría desaparecer el barco con los militares, que tenían todo lo necesario para protegerse a sí mismos? Sigue siendo un misterio..

Carroll A. Deering, 1921

Fue encontrado en enero de 1921. No sufrió daños, se levantaron las velas y se sirvió la cena en las mesas. Sólo dos gatos quedaron vivos. La gente murió en circunstancias extrañas, sin intentar pedir ayuda a la Guardia Costera ni a los barcos que pasaban.

Raifuku-maru, 1925

“¡Es como un golpe de puñal! ¡Ayuda!”. En abril de 1925, estas palabras se escucharon en la radio de los barcos que navegaban cerca de las Bermudas. Entonces el barco japonés desapareció del radar, muriendo 50 personas.

Rubicon, 1944

En octubre de 1944, cerca de la costa de Florida, el barco se encontró en excelentes condiciones. En la embarcación había un perro y ni una sola persona, viva o muerta. Los botes fueron bajados, pero la tripulación pareció disolverse en la niebla. Ninguno de los testigos presenciales de esta escalofriante historia sobrevivió para contarla.

Aviones que desaparecieron en el Triángulo de las Bermudas

El vuelo 19, muerte durante el vuelo de entrenamiento

En diciembre de 1945, cinco bombarderos equipados volaron desde la base de aviación naval en Florida. Era un vuelo de entrenamiento regular a lo largo de la costa atlántica. Durante la asignación, los problemas comenzaron. “No sabemos dónde estamos, perdimos nuestro camino”, informó el instructor a la base. “¡Vuela al oeste!”, le ordenaron desde la base. “No sabemos dónde está el oeste… Dios, el océano se ve completamente diferente de lo habitual”, respondió.

Fue muy extraño. Los aviones errantes se vieron obligados a descender y no se supo más de ellos. Un avión con 30 rescatistas a bordo voló al rescate de los 5 bombarderos. Estaba equipado con todo lo necesario para la operación de rescate y podía descender sobre en el agua, incluso durante una tormenta violenta. ¡El avión explotó por razones inexplicables!

A la operación de búsqueda se sumaron 300 aviones y dos docenas de naves. Como probablemente adivinaste, no encontraron nada.

30